Noticias

Mensaje capitular a la familia mercedaria

Queridos hermanos y hermanas en la Merced de los cautivos


Celebramos el XXXVIII Capítulo Provincial de la Merced en Argentina teniendo como marco un tiempo de Iglesia en que nuestro Pastor universal, el Papa Francisco, nos orienta decididamente a asumir el estilo de las primeras comunidades cristianas, llamándonos a ser profetas, discípulos y misioneros apasionados por Cristo y la humanidad, siendo Iglesia “pobre y para los pobres”.

Nos llena de gozo celebrar este Capítulo a las puertas del Jubileo del VIII centenario de nuestra Orden (1218 – 2018), tiempo de memoria agradecida; propicio para volver a beber de la sabia primordial de san Pedro Nolasco y sus primeros hermanos, enamorarnos del Redentor, en cuyas llagas abiertas reconocemos nuestro sendero de compromiso mercedario. Feliz coincidencia es encontrarnos también en el umbral de un nuevo aniversario de nuestra Provincia Argentina, 425 años de vida y servicio (1593 – 2018).

Nuestro Capítulo nos ha dado la oportunidad de orar, reflexionar juntos, de compartir nuestra vida y servicio, de discernir bajo el lema: “Donde la libertad está amenazada…hermanos, peregrinos, testigos del Redentor”. Desde estas miradas es que asumimos cuatro desafíos que nos interpelan y exigen una respuesta. 

Dando inicio a este tiempo jubilar, los convocamos vivir apasionadamente nuestra vocación mercedaria, de tal modo que nuestra vida sea invitación a que nuevos hermanos se sumen a la fraternidad liberadora y empeñen sus vidas en hacer realidad el sueño de Nolasco: un mundo sin cautividad. 

Que María nuestra Madre de la Merced, nos aliente a estar al pie de la cruz de los nuevos crucificados y nos ayude a celebrar como en Caná, la fiesta de los redimidos, compartiendo el vino nuevo del Reino de Dios.

Dado en el Colegio León XIII, Córdoba, a 11 días del mes de noviembre de 2017, a 799 años de la fundación de la Orden (1218 – 2018) y 424 años de la fundación de nuestra Provincia Argentina (1593 – 2017).


Con un fraterno abrazo en el Redentor.


Religiosos Capitulares