Noticias

Nueva Asamblea de Misión Redentora Compartida

Recursos

Los pasados viernes 16 y sábado 17 de agosto, se desarrolló en La Hospedería del Convento, Colegio León XIII de Córdoba, una nueva Asamblea de Misión Redentora Compartida de la Provincia Mercedaria Argentina.

 En esta ocasión, el tema principal fue el cuidado de la vida y la cultura de la prevención, con el foco en la prevención de abusos a menores y adultos vulnerables. Para este espacio de encuentro y formación, fray Mario Salas, provincial de Chile, compartió el camino que con gran empeño y esperanza, vienen realizando para afrontar el flagelo de los abusos en la iglesia chilena.

 Aquí ponemos en común resonancias y testimonios de algunos miembros de nuestras comunidades que participaron:

“Me pareció interesante y oportuna”, dijo Ana Abchi, de Córdoba (Cordinadora de la Fraternidad Laical). “La temática del cuidado de la vida y la prevención de abusos, que  es de gran actualidad para la sociedad toda y la Iglesia, fue aceptada y valorada. Los laicos se involucraron en los distintos momentos, abordando esta problemática con madurez y responsabilidad. Creo que tenemos que seguir caminando en estos y otros temas que son muy caros a la vida común. Es nuestra tarea continuar buscando espacios comunes de reflexión, propiciando una participación activa que nos ayude a crecer en misión compartida”.

 Juan Ignacio Marchese (del Instituto San Pedro Nolasco de Buenos Aires) expresó que al pensar en la Asamblea, lo primero que se le vine a la mente y también al corazón es gracias: “Gracias a cada uno por su aporte, por tener esta certeza de familia que comparte. Pero también gracias, porque se ve en estos años la Gracia de Dios, esa que actúa, acompaña y estrecha lazos. Esa Gracia que nos acompaña hace 800 +1 años”.

Sin dudas, esta nueva asamblea motivó, animó  y propuso herramientas para el camino comunitario. Por eso también significó una gran responsabilidad y un amplio desafío para trabajar en adelante, como lo compartió Erika Keller (del Instituto San Pedro Nolasco de Santiago del Estero): “¡Fue un hermoso encuentro! Mucho por hacer. Nos vamos cansados, pero llenos de fuerzas y esperanza de poder trabajar en equipo para mejorar la calidad de vida de nuestros hermanos... ¡Cuidarnos para cuidar, ese debe ser nuestro lema! Gracias a todos los que se ocuparon de cada cosa. Una vez más, volví con la certeza de tener una familia”.

En la línea de los agradecimientos, también fray Matías Bellanich (Consejero del Área Pastoral Mercedaria), que estuvo en el equipo organizador, quiso destacar y agradecer a sus compañeros de este grupo animador por su compromiso y entrega: Ana Elena (del Instituto San Pedro Nolasco de Santiago del Estero), Silvia (Asesora pedagógica de los CEM, desde Neuquén), Hernán (del Instituto Padre Vásquez de Maipú, Mendoza) y Volker (del Instituto León XIII de Córdoba). Y agregó: El Dios de la libertad que peregrina a nuestro lado quiso que nos volviéramos a encontrar religiosos, laicos y laicas de los distintos ámbitos desde los cuales nos comprometemos con la libertad, alegremente dispuestos a jugarnos la vida por los cautivos. Seguimos haciendo el camino que nos hemos propuesto de orar y formarnos juntos. No es un tema fácil de abordar pero sentíamos que teníamos que hacerlo de esta manera: orando, “sentipensando” y reflexionando juntos. Con la ayuda del Dios que peregrina a nuestro lado, la asamblea se vivió en un clima de alegría y fraternidad, con esperanza y asumiendo desafíos para el camino, haciendo memoria agradecida de quienes nos han cuidado y del camino que la Merced viene realizando en Argentina, con tantos y tantas que han dado su vida por la libertad, y los que nos seguimos comprometiendo con el carisma redentor de Nolasco”.

El lema de esta  II Asamblea Provincia y IV Encuentro de Misión Compartida 2019 fue “Sin miedo sigo tus pasos, soy peregrino”. Una renovada invitación a seguir abrazando y  cuidando todas las vidas, en el camino personal y comunitario.

Encomendados en las manos de Nuestra Madre y sin perder de vista las huellas de Jesús, seguimos haciendo camino, dando pasos en este compromiso de crecer en Misión Redentora Compartida como hermanos, peregrinos y testigos del Redentor donde la libertad clama.