Noticias

Recordando las semanas de servicio redentor: hoy Paraguay

Recursos

Misión en Paraguay: “Ustedes son el ahora de Dios”

 

 Festejamos un nuevo aniversario de fundación de nuestra Orden de La Merced, y  lo vivimos como en los inicios: de misión.

 Jóvenes y frailes en Misión Compartida, recorrimos distintas comunidades en Argentina y en Paraguay, de la mano de nuestra Madre.

 En Paraguay, la nueva experiencia de misión se vivió desde el 7 de julio. Durante una semana, y con el lema  "Ustedes son el ahora de Dios", comunidades juveniles mercedarias participaron por tercer año consecutivo de las visitas a los hogares de 3 de Junio, pero esta vez también llegaron a Virgen de Fátima y Villa 46 en Colonia Thompson.

 Allí se  encontraron para compartir la fe con las personas del lugar, y también participaron de los Talleres para los Misioneros sobre educación y fortalecimiento de la fe, además de encuentros culturales con los misioneros de comunidades, provincias y países distintos.

 Nuvia de los Jóvenes Mercedarios de la Caridad, de Colonia Thompson, Paraguay, nos trae su testimonio: “La misión mercedaria es para mí una experiencia de amor y alegría evangelizadora que enriquece y fortalece el alma. Son tantos los frutos que vislumbro, que estoy segura que me saltaré muchos, pero puedo decir que de la convivencia entre misioneros argentinos y paraguayos, el fruto que más resalta es la fraternidad. No hubo diferencias de fronteras al trabajar todos entusiasmados, por la misma causa, fomentando así amistades verdaderas. En la comunidad, resaltó la esperanza, en un país donde vivimos la desesperanza día a día, creo que con nuestra labor recordamos la Bienaventuranza "Felices los pobres porque de ellos es el Reino de los Cielos", la alegría de saber que el verdadero gozo es el que se vive cuando se está cerca de Dios, viviendo…”

 

También Fabricio,  joven mercedario del Santuario de La Rioja nos cuenta: “Al misionar en Paraguay pude sentir la presencia de Dios vivo en cada hermano al que visitamos o se acercaba a las actividades;  el entusiasmo con el que transmiten su vivencias, su cultura y amor a Jesús. Tienen el carisma mercedario a flor de piel, y lo comparten en todo momento.

Sin dudas el Señor y Nuestra Madre de la Merced están obrando en esta hermosa Comunidad”.